Warning: A non-numeric value encountered in /homepages/35/d489640207/htdocs/angelsalvarez/wp-content/themes/Divi/functions.php on line 5841
Seleccionar página

IMG_20170118_143924-01

Estoy segura que en mas de una ocasión te has dispuesto a dar el toque final al look del día y al abrir el joyero, cajón o cualquier otro recipiente dónde guardas tus joyas, has observado con fastidio que esa pieza en cuestión está tan deslucida y amarillenta que has tenido que renunciar a ella. Al menos por ese día. Pero si no pones remedio, cada vez costará más que vuelvan a tener su brillo original y te estas perdiendo la posibilidad de lucir tus preciosas joyas. Después de todo las compraste para eso, verdad?

Vamos a ponerle remedio  y si sigues los consejos que te voy a dar, conseguirás que tu joyería de plata se conserve limpia y reluciente.

EL TRUCO ESTÁ EN EL MANTENIMIENTO

Antes que nada debo explicarte que la plata fina es un material noble pero muy blandito y frágil, por ello para poder realizar joyas con ella es necesario mezclarla con cobre que le da la dureza necesaria para poder trabajarla. En algunas ocasiones también se mezcla con níquel y horror de los horrores, ahí es cuando se produce una de los errores que provocan que muchas personas tengan alergia a la joyería de plata. En otro post explicaré  que esta es una de las varias razones por las que debes comprar joyería de calidad, y por supuesto exigir siempre que no contenga níquel. Tras decir esto, es evidente que todas las joyas que hay en mi tienda online no lo contienen.

Por lo tanto, es el cobre el que reacciona con el azufre que está en el aire en forma de sulfuro de hidrogeno, haciendo que la pieza se vuelva primero amarilla y después negra. También el sudor y su índice de acidez, o sea el Ph, hace que este proceso de oxidación sea mas rápido. Productos cosméticos o alimentos corrosivos como el vinagre, sal, mayonesa,huevos y algunas frutas también ensucian y alteran el color de la plata. Los productos de limpieza y la lejía por su alto índice de contenido químico son letales.

CUIDADOS

Lava periódicamente tus joyas con agua y jabón (sin sulfatos). Hazlo con suavidad y sobretodo de una en una para que no se rallen entre si. Después sécalas con un paño suave de algodón. Vigila si estas joyas llevan otros materiales además de la plata como cuero, madera , semillas, etc, lávalas procurando que estas partes no se mojen y si lo hacen, sécalas con rapidez. Igualmente vigila con los cierres ya que en su interior llevan materiales que en contacto con el agua, podrían estropearse y por tanto reducir su efectividad.

Procura que las joyas sean lo primero que te quitas al llegar a casa y lo último que te pones al salir. Así evitaras exponerlas a cualquier producto nocivo para ellas que se encuentra en casa, incluidos los cosméticos.

Quítatelas siempre que vayas a cocinar y guárdalas en lugar seguro, no sea que  acabes tirando la joya a la basura. Tal vez te suene, hasta me ha pasado a mi.

También te aconsejo que las dejes en casa cuando vayas a la playa o a la piscina. La combinación de cloro y sal con el sol es buenísima para ti pero no para tus joyas.

Y si tienes que utilizar productos químicos o de limpieza, joyas fuera.

ALMACENAJE

Conserva tus joyas lo mas alejadas del aire que puedas. La idea es evitar que estén en contacto con el dichoso azufre y aislarlas de la luz y el polvo.  Una caja o joyero que cierre lo mas herméticamente posible es la mejor opción, pero si las separas entre ellas envolviéndolas con tela de algodón o de cualquier tejido natural, evitaras que se rocen entre ellas y por tanto que se rallen. Somos varias las marcas que te proporcionamos nuestras joyas con bolsitas de tela para facilitarte esta tarea.  Si eres una persona absolutamente cuidadosa te aconsejo hacerte  con bolsitas de plástico pequeñitas de esas que cierran herméticas y pon una joya en cada bolsa. Si además las alejas de la luz, tienes joyas perfectas para meses.

REMEDIOS

Pero si quieres arreglar esa pieza que ya está amarillenta o negra, y no quieres utilizar los limpiadores químicos que venden en las tiendas te aconsejo que pruebes este remedio:

Forra un bol con papel de aluminio. Después introduce en él la joya que quieres limpiar (debe estar en contacto con el aluminio). A parte, mezcla agua hirviendo con dos cucharadas de sal (no yodada) y una vez disuelta la sal, vierte la mezcla sobre las joyas hasta cubrirlas por completo. Déjalas así durante 10 minutos y después las frotas y secas con un paño de algodón hasta que recuperen el brillo. Si están muy sucias, tal vez tengas que repetir la operación para que queden perfectas.

Los paños de limpieza exclusivos para limpieza de plata, están impregnados en una sustancia especifica. Es buena idea tener uno en casa para echar mano de ellos si algún día tienes prisa.

Si la joya tiene un acabado satinado, aunque os parezca increíble, quedará perfecta si la frotas con un estropajo fino, de los verdes de cocina de toda la vida, en el que hayamos puesto una cucharadita de bicarbonato. SOLO SI EL ACABADO DE LA PIEZA ES MATE O SATINADO.

La plata es un metal maravilloso, solo requiere de nuestra parte un poquito de cariño. 

Ahora que tienes la información, no tienes excusa.